Archivo para mayo 7, 2011

CAZA DE GIGANTES

Posted in Uncategorized on mayo 7, 2011 by garcia en nigeria

El mosquito es tan grande aquí que lo ve a metros de distancia. Y estoy absolutamente seguro que es más lento que los nuestros porque son más pesados. Y su armamento es, con frecuencia, letal: la Malaria.

Todos desarrollamos una maestría extraordinaria en matarlos (a palmadas -no insecticidas-) en cuanto identificas alguno que te circunda. Así puedes ir en el coche y de repente convertirte en un palmero andaluz al objeto de aniquilarlo. Y miras a tu alrededor y con frecuencia ves igual ánimo “flamenquista” en el interior de otros vehículos. En la oficina, en cualquier lugar y momento que haya alguno, la eplipesia por aplastarlo es un acto reflejo bien asentado en el cerebro.

Pero aún así, son muchos. Y listos. Y propio de su naturaleza pican a diestro y siniestro. Yo no hay prácticamente día que me salve. Pero creo que debido a mi elevadísima ingesta de zumo de cebada los abotargo por el alcohol y no han sido aún capaces de tumbarme.

Y ahí seguimos Anópheles y yo, conciéndonos.

El Viajero Accidental

Anuncios

CAPO DI TUTTI CAPI

Posted in Uncategorized on mayo 7, 2011 by garcia en nigeria

El jefe.

En Africa, CHIEF literalmente es “el jefe”; pero significa más que ello: EL PUTO AMO. ¿A que así se entiende mejor su significado?

Y en la despedida de Chioma tenía que demostrarlo, como la foto adjunta atestigua. Y ahí lo tenéis, a sus fantásticamente bien llevados 63 años.

Era viernes e iba de “casual friday”. Pero sus “fridays” no suelen ser con esa vestimenta sino con la tradicional de aquí. Y os puedo asegurar que si estáis concentrados en el despacho y de repente alguien os reclama la atención, levantas la vista y te encuentras al Chief, de pie, vestido tradicional y con el “copete” en la testa (ni sé ni tengo interés en saber como realmente se denomina este copete)… En fin, que acongoja una barbaridad. El primer día dí un respingo y hasta le pedí disculpas diciéndole que me comprendiera, que no estaba acostumbrado a ver aparecer hombres vestidos así en mi despacho. Vaya, que bordé la excusa.

Ahora ya estoy más que acostumbrado. Es más, como mi pituitaria ya identifica su colonia a gran distancia, antes de que aparezca ya sé que anda por aquí.

¿Y quien tiene  ahora unas ganas locas de vestir tales indumentarias?: Un servidor. El problema es que las buenas, las que por mi clase y condicion me corresponden, son muy caras para mí. Quizá algún día podré cumplir este mini-deseo.

El Viajero Accidental.