CONSULADO ESPAÑOL EN LAGOS

No sé ni por donde empezar… Creo que lo que voy a hacer es describir detalle a detalle mi vista de una horita. Aviso, va pá largo.

Emplazamiento: en Victoria Island, que es lo mejor de Lagos, y en la mejor zona de esta isla.

Aspecto: Casa-chalet muy apañadita. Todo muy limpito. Interior de las oficinas, funcionales, pero muy por encima de la media aquí (tampoco es tan difícil esto). Traspasas puerta de acceso y transitas por un patio-jardín en donde, ya para empezar, me voy 6 cochazos de aúpa. Todo Terrenos. Tal y como están las cosas en España y éstos cochazos…No sé, me choca un tanto. La primera en la frente.

Mi chófer me apea frente a la puerta principal, en la acera contraria. Cruzo la calle ayudado por el bastón que mi Amo me ha prestado. Entre el pavor de cruzar la calle en estas condiciones acosado por la turbamulta de motos y coches, acierto a observar que, a la izquierda, están decenas de nativos paisanos haciendo cola. Por el contrario, a la derecha, observo una solitaria puerta con un cartelito, ¡solamente en español!: ACCESO ESPAÑOLES. Regusto de satisfacción…

Aporreo la puerta. En dos ocasiones. Por fin la mirilla se abre y aparece un duro rostro nativo que me hace un gesto del tipo “¿qué pasa contigo?”. Balbuceo la primera palabra en inglés (Good…) e inmediatamente rectifico y le suelto el Buenos días y toda la parrafada en español. Impertérrito mantiene su mirada y sin gesto alguno (¿existe mayor desdén?) adivino que me está telepáticamente diciendo: “¿Tronco, qué estás diciendo. No sé qué te pasa en la boca, pero no te entiendo nada”. La segunda en la frente.

Ok my friend, y toda la misma parrafada en inglés. Ya sí, me franquea la puerta y me indica que vaya donde está su compi el segurata. Una mesa al aire libre, inicio del patio-jardín, en donde (cómo no) está el maldito libro de registro de visitas.

Registro mi entrada junto a otro tipo que, ¡pardiez, parece español!. Es más, diría que parece andaluz. Espera… sí, leo su nombre: José Caballero. ¿Será pariente de los del Ponche? Mantengo la compostura, cumplimento los datos y firmo en un espacio que no es mucho más grande que las casillas del 1×2 de las quinielas. Hago una broma (en inglés). No me la pillan ni los dos seguratas ni José Caballero. La tercera en la frente.

Señorialmente (hasta altivo diría yo), con parsimonia camino apoyado en mi bastón hacia la entrada, erguido el cuello, espalda recta, traje de Antonio Miró, camisa de Massimo Dutti y calzoncillos boxer Giulio de El Corte Inglés. ¿Se puede ser más español? Vale, el bastón (que es precioso) me lo ha prestado mi Amo. Entro. Salita pequeña, pero acogedora. Ventana de atención al público, amplia y a la altura de las personas con una estatura media (no como en la Embajada de Nigeria en Madrid, ¿recordáis?). Nadie en la ventanilla (¡si es que somos españoles!) así que a esperar.

Me acomodo en una silla con el bastón actuando de apoyo. Parezco Antonio Gala (pienso). José Caballero se acomoda frente a mi. Unos minutos de silencio que rompo impaciente preguntándole amablemente (a José Caballero, of course): ¿Qué tal? ¿Cuánto tiempo llevas aquí? Me mira, sonríe y en perfecto inglés me responde (traduzco): “Lo siento, soy español, pero no hablo español”. La cuarta en la frente.

Su madre es española, de Alicante y allí vive. Su padre libanés (por esto me parecía andaluz). Vive en Dubai. Está visitando a sus dos hermanos, Emilio y otro cuyo nombre no recuerdo, que viven y trabajan en Lagos. Él ha venido a solucionar no sé qué papel. Charla coloquial en inglés y despedida. Le cobraron 2000 Nairas (10 euros) por el papeleo.

Aparece otro personaje. Este es de Médicos Sin Fronteras. Un altruista. No me interesa.

Me atienden en ventanilla: “Vengo a registrarme y a ver si estoy a tiempo de poder votar en las Elecciones Generales”. Me registro como No Residente (que si no me quitan el empadronamiento en Valdemoro). No pago nada.La funcionaria me agradece que me registre porque es fundamental para cualquier requerimiento (pérdida o robo de pasaporte, etc) o tragedia. Añade que es que si no estoy registrado y voy allí para algo de esto, el Consul suele enfurecerse y no atender debidamente. “¡Cómo? Que baje, quiero verle. Me registraré si me sale de los mismos y él me atenderá esté registrado o no. ¿Pero qué se ha creído? Es su obligación atender, es su mandato. ¡¡Que baje!”. No bromeo. Me mira estupefacta.  Me pide excusas y que, por favor, no lo tenga en cuenta. Hoy no tengo el coño para ruidos así que decido dejarlo correr. Aunque ahora me arrepiento, ¡¡con lo que me gusta aquí la bronca! No debía haberlo dejado pasar….

Tampoco puedo votar. La quinta en la frente. Y no puedo hacerlo no porque esté fuera de plazo, que lo estoy, sino porque no podría votar de ningún modo.

La fecha tope era el 22 de abril. Pero 8aparentemente) el problema es que la Cancillería debe enviar a Madrid la petición de los que quieren votar desde aquí para comprobar sus datos. Posteriormente, desde Madrid envían documentación, papeletas y demás. Vota la persona correspondiente en el Consulado en este caso y se envía nuevamente a Madrid. Todo el proceso debe finalizar antes del 22 de abril. En el Consulado aún están esperando el paso 2. Es decir, que Madrid mande toda la documentación y demás. Resultado: hurtan el derecho al voto a los (pocos) españoles que querían aquí ejercer el mismo. Entre ellos, al personal español del Consulado. ¡Si es que somos españoles! Qué vergüenza.

El de la Oficina Comercial me dice: “Me podían haber dado otro previo y así iba conciénciandome; pero hombre, de golpe y porrazo éste… Y tú, qué te trae aquí?”. Le cuento. Me pregunta si soy del Real Madrid, “es que tenía dos amigos españoles que lo erán y ya no están y esto es un horror”. Le doy un abrazo y le digo: “Amigo, ya no estás solo”. Está pensando en hacer una barbacoa en su casa este domingo. Si finalmente la hace me dice que me invitará sin dudarlo. Éste va por buen camino conmigo.

Por cierto, le entrego mi tarjeta profesional, lee mi nombre y me pregunta: “¿No me escribiste tú en enero para preguntarme si la empresa era fiable?” (recomendación que hace el Ministerio de Exteriores para no caer en la trampa del secuestro a tu llegada). “Pues sí amigo, era yo. ¿Cómo puedes acordarte?”. “Javier, porque en 3 años aquí nadie me ha contactado para esto”. Esto os da una idea de cuan numerosa es nuestra colonia.

También conozco a otro español. Mi edad. 6 meses más joven que yo. Desde septiembre aquí con su mujer e hijas. Director Regional de Ventas Procter & Gamble. 25 años en esta Compañía y 18 de ellos a su servicio fuera de España: Rusia, 6 países en Iberoamérica y ahora África/Nigeria. Hablamos durante un buen rato también. Tengo que perseguirle. Es un buen contacto.

Nos despedimos. Salimos. Echo un ojo a mi enrededor. Diviso a Clement. No sé silvar, qué putada. Levanto la mano derecha (la izquierda en el bastón). Va a por el coche. Espero. Cuando ya llega y como estoy impedido, sale y me abre raudo mi puerta. “Ok, let’s go to the office”.

Por cierto, el Consulado no hace ninguna actividad. NINGUNA. Ni siquiera entre ellos. Bueno, exclusivamente una. Un frugal aperitivo y vino español el 12 de octubre. La sexta en la frente. ¡Que se lo metan donde les quepa que yo soy del Lagos Wine Club!

El Viajero Accidental

6 comentarios to “CONSULADO ESPAÑOL EN LAGOS”

  1. el sanshe Says:

    Magnífica y detallada crónica de tu experiencia consular.Me alegro de que vayas haciendo contactos por ahí, que al fin y al cabo son o pueden ser tus asidereos para cualquier momento. El cónsul no merece siquiera ni tu desprecio. Ya tendrá lo suyo cuando lo pille un guerrero mandinga y lo ponga mirando pa Mozambique. ¿Cuál es la agencia de Procter, por cierto?

    • Pues sí, no merece siquiera eso. Ahora en mi hotelito-boutique de referencia esperando al español de Astra-Zeneca. Y mañana con el de la oficina comercial de España. Continuaremos “cronificando”.
      Por cierto, módem caput el viernes (¡otra vez!). Confío en que el lunes esté solventado el problema porque sino… no tendré internet.

  2. Hola, Javier: Como bien dices, es kafkiano el circo que tenemos montado por el extranjero, pero también es muy coherente con la gestión integral de nuestro ministerio de asuntos exteriores…No te calientes, chaval, todo el mundo quiere una sóla cosa, taparse el trasero sin desplegar mucho esfuerzo, a ser posible.
    Aprovecha que no tienes que votar para contactar frecuentemente con los “nuevos” españoles conocidos y los personajes más interesantes.

    Cuídate mucho!

  3. Hola sr Garcia mi nombre es florencio soy de guinea ecuatorial, estudiante aqui en lagos vine a estudiar engles soy nuevo aqui y me interesa conocer a algunos espanoles aqui en la ciudad de lagos ya que hablo, escribo espanol y frances correctamente y me cuesta hablar el idioma engles por lo que necesito saber si hay un centro cultural espanol aqui en lagos que me puede hacer trasladar los pricimpios basicos de engles a espaonal para que lo pueda aprender my pronto si es necesario ya que usteddes son los que colinizaron guinea ecuatorialm, el unico pais del continente africano que habla el castellano muchas gracias mi telf es 08135684925

    • Hola Florencio,
      Como le decía en mi último post a mi amigo Salvador: Mi más sentida bienvenida.
      Me temo que los españoles aquí somos cuatro gatos. Y no me temo sino que afirmo, que en caso que decidieras acercarte al Consulado Española para recabar alguna información al respcto de tu inquietud, te darán los buenos días y poco más. Siendo cuatro gatos, cuatro españolitos, se obligan nada y menos en “asociarnos”, así que imagínate un foráneo aunque este sea de nuestra amada Guinea Ecuatorial.
      He tenido y tengo muchos lazos de unión con tu país. Vaya, ¡hasta mi primera mujer es de allí!. No te digo más.
      Aquí vivo cerca del flamante recién construido Consulado de GE y siempre lo miro y cuando leo lo que pone en el escudo tengo sentimientos encontrados: Unidad, Patria, Justicia.
      Encontrados porque me llena de orgullo y satisfacción (de nuevo parafraseo al rey de España) ver ese texto en español; pero a la par hay algún concepto “disonante”: Justicia. JUSTICIA?… Mejor dejo este argumento para otra ocasión y que quedo con el lazo emocional que nos une a ambas naciones y ciudadanos.
      No sé si habrá algún hispano parlante y con dotes de profesor que pueda ayudarte. Porque o encuentras una persona o de España aquí lo que conocen no va más allá del Real Madrid y Barcelona. Siento no poder echarte una mano.
      Guardo tu teléfono. Ya sabes donde encontrarme, en garcíaennigeria. Cuídate mucho. Sobre todo de esos que dirán que son tus “hermanos”, esos que hablan en inglés por aquí (el que lo hable y aún hablándolo, por su diversidad de acentos y demás, casi que tenías que haber elegido otro país para aprenderlo).
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: