BRIDGE DUTY

Además de las 8 salidas a navegar que debo realizar en los 3 primeros meses desde mi entrada como miembro del Lagos Yacht Club está también el cumplir con 1 día de “Bridge duty”. Esto es, el puente de mando (o como diantres fuere la terminología a utilizar) durante un día de carrera, perdón, regata.

El pasado jueves nos mandaron un Email invitándonos a unos 25 miembros que aún estaban pendientes de satisfacer esta exigencia a la regata del sábado, ayer. Entre eestos 25, dos españoles, de apellido ejemplar: Fernando García (el canciller, o sea, el 2º del Consulado Español en Lagos -un gallego de libro, que me cae realmente fenómeno-) y Javier García (alias El Viajero Accidental). El tercero y último de los españoles que pertenece al LYC es el Cónsul (al que no se le ve el pelo y todos sus “empleados” -nuestros empleados- coinciden en la manifestación de que es mejor no conocerlo)

Eso sí, de los 25 convocados, ¿cuántos aparecen en total? ¡¡Pues los 2 españolitos únicamente!! Espítitu quijotesco ha de ser o quizá de auténticos gilís. Más bien esto último.

En cuanto a Fernando, gallego de Pontevedra, majete parece y me comentan que muy buena gente; pero pelín apocado. Lo que me impacta realmente es el nivel de inglés de los miembros que conozco del Consulado. Se supone que han satisfecho una exquisita preparación para llegar a estos puestos, con la exigencia de 2 segundos idiomas, siendo el inglés (obvio) la referencia. Uno siempre se había imaginado que ésta representación patria sería tendría un reconocmiento “shakespiriano” del inglés. Pues “tararíqueteví”. Penoso y vergonzante.

Para ilustrarlo comento esta anécdota de ayer, que es cuando hicimos el Bridge Duty. Commodoro dándonos instrucciones de qué hacer. Un Francés (con perdón), hablando en inglés con un acentazo francés parejo al que tengo yo de español cuando hablo inglés. Será porque aún tengo sedimentos de mi educación franquista cuando el francés era la lengua extranjera o será por cercanía geográfica o por lo que sea; pero que se le entendía a la perfección. Pues nada, hete aquí que mi compi en cada parrafada de Eric (el commodoro francés)!: “Javier, ¿qué ha dicho? Es que no entiendo nada”. Luego le oyes hablar en inglés y te das cuenta que Landa tenía más nivel en su afamada y, en mi opinión, obra maestra del cine español: “Manolito La Nuit”. Señor, allá donde vamos déjame un imborrable sello linguístico…

En cuanto a mi Bridge Duty. Deciden que mi compañero se quede en el Puente de Mando y que yo vaya en un Rescue Boat.

Parafraseando los carteles taurinos, ¡¡4 horas, 4!! he estado en la puta zodiac, el llamado Rescue Boat, poniéndome rojo como un tomate, destrozándome las nalgas, riñones e higadillos (porque hídago creo que poco ya me queda) con el rebotar de la mar en la quilla de la zodiac en su encabritado navegar. Eso sí, acompañado de un Bros que hablaba pidgin english y de un walkie-talkie que decidí ignorar al no entender una maldita palabra de lo que me decían. Astutamente el commodoro me solicitó con antelación el número de mi móvil, por lo que nos hemos comunicado por sms. No, si mi marca tenía que dejarla. Y es que tenía que controlar “cosas” y hasta 3 banderas me dieron. Aún estoy preguntándome el objeto de cada una. Es que ni puñetera idea.

Ha sido horrible. Otro nuevo momento de “Dios mío, que he hecho yo para merecer esto”. Además, en cuanto me cercioré que el Bros de inglés-inglés ná de ná ya me dije. “Javierito, has elejido un mal día para dejar de beber”. Y cierto, mis peores sospechas se confirmaron. Recibí instrucciones de seguir al último barco. Desde el principio de la regata ha sido el mismo, el número T47 Tripulantes: 2. Edad media entre ambos: ¿65?. Y lo mejor, DE ARTE, su nombre: Turtle, Tortuga. Que sí, que sí, ¡¡TORTUGA!!

Ya a la vuelta, desesperado, aburrido y sediento, le indico al Bros que se acerque al Turtle. En el encuentro, saludo y (mi) pregunta: “¿Tienes cerveza?” (a los nudos que iban podían haberse hecho hasta una barbacoa). Respuesta. “No, just water”. “¿Water?” (inquiero). “¡Water for the ducks!” (remarcando dramáticamente la “r” que pá eso soy español). Respuesta reactiva mía literal que entienden a la primera como me demuestran sus amplias sonrisas. Coño, pues en broma, sinceramente, yo no lo decía. Y así lo atestiguaba mi desencajado semblante.

Refunfuño entre dientes….”No, si ya sabía yo que este no era un buen día para dejar de beber”

Salida a las 13.00hs. Turtle llega al harbour a las 17.30hs.

A las 18.00hs. ya termino el maldito Bridge Duty.

Estoy deshidratado. Caen 2 macrocervezas Heineken (casi 3/4 de litro cada una), en 45 minutos.

Paga el canciller que para eso le hice de traductor simultáneo.

El Viajero Accidental

3 comentarios to “BRIDGE DUTY”

  1. Enhorabuena Javier por tu “singla-dura”.
    Celebro que te hayas pelado el culete (¿es eso posible?) en el duro objetivo de pertenecer a la casta náutica. Al principio duele un poco, luego vienen algunas molestias de ajuste y aprendizaje, para finalmente poder disfrutar alguna remota vez de un pequeño disfrute…Ésto que parece un panegírico homosexual, no es más que la realidad de siempre: los principios son duros.
    Brindo tambien a tu salud por la “salida” taurina con los del tortuga y por las cervezas frías.
    Un fuerte abrazo, lobo marino!

  2. Eres un crack javier!!! La próxima vez que no te falte la nevera repleta de cerveza!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: