“GAMBA”

“Gamba”; así se llama el barquito a vela de mi amiguete Albert. No me preguntéis qué clase es, ni repajolera idea. Es un barquito, tiene velas y flota.

Sí amiguitos, ayer navegué. Por primera vez. Y en mi caso como era de esperar para cualquier actividad que implique una cierta práctica deportiva, me pareció un horror. Por supuesto y dada mi exquisita educación, expresé todo lo contrario a mi mentor y todos los adláteres que por el Club pululaban. Ello me ha creado un serio problema dado que he sido invitado de nuevo para este sábado. Tengo unos cuantos días para inventarme una batería de excusas no ya para esta próxima invitación sino todas las venideras. No pienso volver a navegar, ahí me cueste la expulsión del Lagos Yacht Club.

Me mareé que ni borracho he estado peor. Resbalé y en la caída casi me disloco la muñeca (toda la noche y hoy aplicándome Zenavan Gel). Y para colmo de males y tras 8 meses sin que me sucediera, se me salió el hombro, el derecho, que como algunos sabéis se me sale con cierta asidudidad dada la crónica Luxación Recidivante que arrastro en dicho hombro desde hace más de ¿25 años? Para los que no tienen conocimiento de ello, es como cuando Mel Gibson se disloca por sí mismo el hombro en las pelis de Arma Letal. Y se me sale por la posición del juego del hombro con el brazo. Duele y agobia. Y además, o se devuelve el hueso con destreza y rapidez a su posición natural, o el riesgo es que se quede fuera siendo la única solución el golpe brusco e incluso, brutal. Como en Arma Letal. Y para eso hay que saber también. No me imagino en un hospital de Lagos con mi hombro dislocado y ello en manos de alguno de los galenos de aquí…

Pues eso. Que la “Gamba” ésta lo tiene crudo para volver a sentir mis posaderas. Que en todo caso un barco a motor. Y si es un Yate y hay bebercio y comercio, mejor. Pero navegar a vela, ¡¡que no hombre, que no!!

Como dice el chotís: “Anda y que te ondulen con la permanen”.

El Viajero Accidental.

6 comentarios to ““GAMBA””

  1. Joder, tío:
    Éso sí que es mala suerte. Me dajas anonadado, chaval; creía que te manejabas un poco tras tus aventuras con el “comodoro” francés, pero después de esta ocasión quedará demostrado que tu relación con el deporte no pasará de “federativo” tragacanapés y bebedor.
    Lamento lo del hombro. Aún me acuerdo de nuestros tiempos mozos y tus “recidivas”; estoy entre estupefacto y descojonado en este instante…En fin machote, lo más práctico es que promuevas en el yatch club un torneo del típico juego de mesa de los “barquitos”, porque lo que sea mojarte…, francamente, no lo veo, no!

    Un flojo abrazo (por lo del hombro) y mucho humor!!!

  2. Wisco. Eso es lo que se llama meter la “gamba” hasta el hombro. No te has planteado un contrato en el cine como el doble de dislocaciones de Mel Gibson?

  3. Espero que el dueño del barco al que fuiste invitado no lea tu blog, porque si no vas a quedar un poquito mal.
    Un abrazo desde Valdemoro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: