HOSPITAL

Ya os he comentado que mejor no ponerse enfermo; pero si llega el caso, pues nada, a lidiar con las consecuencias. Como por ejemplo, la factura.

Porque del hospital no sales a no ser que pagues tu estancia y tratamiento. Me viene a la memoria cuando mi suegra (que en Paz descanse) tenía que ser internada. En su último episodio, tuvimos que mandar dinero para poder recuperar su cadáver y enterrarlo. Sucedió en Nigeria.

Y también en Nigeria, aquí, en Lagos, es donde se fue de urgencia Bimpe (mi compañera de currelo) el sábado del fin de semana anterior a este recién pasado. Extirpación de apéndice y ayer lunes, 9 días después, Alta médica. Pero amigo, ahí se ha quedado retenida en el hospital porque no ha podido satisfacer la factura: 197.000 Nairas (930 Euros) que es un auténtico fortunón por estos lares para el común del vulgo.Y claro, cuantos más días pasen, más aumenta la factura.

Recuerdo que mi amiguete Alfa, de Guinea-Conakry, residente en Valdemoro, apoyaba un día (en el bar) mi alocución sobre este asunto. E igualmente exponía su propia experiencia. Contaba como un día fue a visitar a un familiar al hospital y estando allí, el pobre “passed away” (murió). Alfa se quedo quieto, calladito, y pensó: “Si digo algo al personal, marronazo que me como; me harán responsable de la factura. Casi mejor que me piro porque total, querido familiar, ya nada ha de importarte”. Pensado y hecho. Se piró y hasta hoy. Caso verídico.

El Viajero Accidental

4 comentarios to “HOSPITAL”

  1. Lo que cuentas sucede también en Ecuador, RD, Bolivia, etc. y los precios no son tan benévolos como el cambio Naira/Euro. A mi hermano le pasó lo mismo con un dengue que contrajo él y sus dos hijas, así que puedes imaginarte el guión de la historia.

  2. Historias muy duras, chaval…

    En otro orden, me imagino que sigues al tanto de la actualidad española, y es que estamos inventando la rueda, la pólvora y el fuego: copiamos lo peor que en el mundo haya y las decisiones de los políticos se radicalizan en propuestas más y más absurdas. No sabemos dónde está el final, pero desgraciadamente vamos para atrás.
    Sin ser agorero, no me suenan tan lejanas tus vivencias…¡Qué triste, brother!

    Un abrazo y cuídate ese hombro (huye de los hospitales)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: