QUIEN LA SIGUE, LA CONSIGUE (A VECES)

Llevaba exactamente desde que entré en la agencia el 5 de marzo de 2011, intentando cobrar unos trabajos realizados por la misma en el primer semestre del 2010 y que nunca fueron satisfechos por el (ex) cliente. Los trabajos fueron realizados, aprobados por el (ex) cliente y entregado al mismo en los términos convenidos. Dicho (ex) cliente es un grupo de propiedad india (de indios de la India) que, entre otros negocios, cuentan con la master-franquicia de una muy conocida cadena americana de fast-food de pollo.

Los primeros 3 meses me los tomé con calma; pero ya a mi vuelta vacacional el pasado mes de agosto y con el conocimiento atesorado de cómo son y se desenvuelven estos indios (de la India), me obcequé en el cobro. ¿Que me queréis tratar como un local? Amiguitos, lo lleváis claro. ¿Que os queréiss descojonar y a la par herir mi orgullo? Amiguitos, lo lleváis no claro sino “clarinete”. Soy mucho toro para tan poco trapo.

Hoy he recibido en mano el cheque por esos trabajos. En realidad no es una gran suma, unos 14000 Euros; pero a este punto el dinero no era mi objetivo. Sino el logro. El demostrarles que este paisano nacido en Chamartín (Madrid) y residente en Valdemoro (Comunidad de Madrid), de ascendencia conquense y malagueña, blanco y con gafas de colores, es una mosca cojonera que se puede convertir en un mal enemigo.

He pasado por todas las fases. Desde la amable tranquilidad inicial a la demanda asertiva, acabando con el insulto-amenaza:

“Mira mi piel, ¿qué ves?. Exacto, no soy local. ¿Te crees que me vas a tratar como les tratas a ellos? Soy europeo. Es más soy Español. Sí, orgulloso descendiente de esos Conquistadores que, para vuestra fortuna, nunca se dejaron ver por la India. Así que, por favor, no insultes mi inteligencia o te vas a encontrar con este español de gafas de colores en la puerta de tu casa haciéndote la vida imposible. A mí no me vas a torear como haces con los locales. Porque el torero soy yo. Tú eres tan ridículo que ni siquiera comes vaca. Nosotros las explotamos industrialmente y su piel la utilizamos como alfombra”.

¡¡Con dos cojones!! Para el significado de esta expresión me remito a mi reciente post titulado “Cojones” sobre las diferentes acepciones de las bolsas testiculares y digo más, completo la misma de la siguiente forma: ¡¡Con dos cojones y un palito!!. No me digáis que no es… ACOJONANTE. No me beso en los morros o en el phallus porque no me llego. Yo es que ya utilizo estos “pollos” como terapia regeneradora de mi salud mental. Y lo mismo me vale un indio (de la India) que la oficina de Iberia. El caso es “montar el pollo” y desahogarme. Este acto se repite con mayor frecuencia y gravedad cuanto mayor es el tiempo pasado desde la vuelta a Nigeria.

En fin, dos meses después y tras presentarme en sus oficinas cada semana, en distintos días y a distintas horas, amenazante hasta el punto que el pasado jueves ya le dí el últimatum que o bien contaba con el cheque no más tarde de el miércoles de esta semana en curso (o sea, hoy), o bien no solamente cumpliría mi amenaza sino que en paralelo le llevaría a Juicio, como digo, dos meses después he/hemos cobrado. Sonrisa enorme en mi cara a la entrega del cheque y un: “Thank you so much. I appreciate it. Please do not hesitate to contact me should any personal o professional subject may arise”. Y que en traducción “inversa”, al más puro estilo británico, no quiere decir lo que se expresa sino todo lo contrario: “Anda y que te den por el orto pedazo de gilipollas. Y ahora vas y los cascas…”

De entre toda la turbamulta de indios (de la India) que aquí se encuentran, solamente me he topado con uno que parece merece la pena. Y oyes, será casualidad, ¡¡pero es que es español!!. Por ello, solamente puedo compartir un íntimo deseo: Que Dios y los movimientos migratorios sigan manteniendo la presencia de los indios (de la India) en la Península Ibérica en una mera anécdota. Mis sinceras condolencias a los canarios (de las Islas Canarias, que tienen unos cuantos) y a los “Llanitos”, Gibraltar (aunque al fin y al cabo, Gibraltar no es España y me temo que así será por siempre)

El Viajero Accidental

6 comentarios to “QUIEN LA SIGUE, LA CONSIGUE (A VECES)”

  1. Salvador Says:

    Buenisimo.
    Excelente.
    Entiendo y también he pasado por esos arrebatos de mala leche en los que el target lógicamente al final, además de ametrallado verbalmente con todo tipo de munición, pasa a ser un trofeo de caza… Y algunos lo son de caza mayor.
    Mi mayor presa fue el afamado arquitecto Sáenz de Oiza. Ese, además de pagar muy tarde, pero por adelantado, (no es una incongruencia aunque lo parezca) pasó muuuuucho miedo durante horas que me pase disfrutando con la pasta que me debía ya en el bolsillo, y sin entregarle el importante detalle por el que al final entró el solito en mis fauces.

  2. El Mayo Says:

    Fantástico, Wisco. Eso mismo lo conseguí yo en Haití con un requerimiento de pago y un abogado. Lo que tampoco es moco de pavo.

  3. Mi querido Tronk:
    Celebro tu triunfo como propio…No digo más. A tu salud, compañero!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: