FERRERO ROCHER

Distinguido Embajador de España en la República de Nigeria:

Esta comunicación no es una “carta abierta”, es simplemente un “post” publicado en este humilde blog por alguien que no tiene la intención ni el ánimo o habilidades necesarias para ser “blogger”.

Como usted seguro conoce, un blog es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. Y yo creí pertinente publicar mi propio blog en cuanto decidí aceptar la oferta laboral para venir a Nigeria allá por Enero de 2011.

garciaennigeria es mi cuaderno de bitácora. El ciberdiario donde encuentro refugio y hasta consuelo. La plataforma pública en donde puedo compartir con familiares y amigos, y otros que sin aún conocerlos son ya también amigos, algunas de las experiencias que vivo en Lagos/Nigeria. Y siempre que el ánimo lo permite, con una pizca de humor (por eso de ser positivos y tirar “pálante” y porque tampoco se trata de deprimir o acongojar al personal).

Ningún afán de aventura me trajo hasta aquí, sino la mera y simple necesidad de ganar el pan de mis hijos.

Porque, respetado Embajador, a mi edad, 51 años el próximo diciembre, tras 29 años de carrera laboral en España (pagando todos y cada uno de mis impuestos) y más de 2 años en Paro así como los adicionales 6 meses de subsidio, me vi en la obligación de otear otros horizontes en donde asentar mis posaderas y poder así ganar el sustento. Soy: El Viajero Accidental.

Y aquí me encuentro. Más bien, aquí estoy (todavía). Porque encontrarme, lo que se dice encontrarme… aún estoy en ello, y me temo que me va a llevar algo más de tiempo.

Por lo arriba expuesto, apreciado Embajador, no se enfade o moleste usted conmigo por algún “post” que publiqué criticando cierta acción y a alguno(s) del personal de su equipo en Nigeria. Al fin y al cabo, su equipo es el de todos los españoles, ¿verdad? Algo de derecho puedo arrogarme en la crítica o el halago si llegase el caso.

Porque, como usted, la posición que ellos ostentan tiene razón de existencia por su servicio a España y a los españoles. De ahí la crítica que, le aseguro, quería ser mesurada. No obstante, si le he molestado, vayan de antemano mis disculpas. Pero Embajador, cuando menos cuidemos los detalles. Por el ambiente que nos rodea no caigamos en el descuido congénito a este lugar. “Favor” se escribe así y no “Favour”. O, por ejemplo, si  tienes una posición en un cuerpo diplomático, no evites a tus compatriotas, más al contrario, ofrécete a ellos. Etc.

OJO, que no digo yo que haya que organizar timbas, verbenas, porras futboleras y rutas de tapeo semanales (la verdad que esto último no es posible) para nuestro mejor divertimento, sino que además de prestar con competencia tus obligaciones laborales, estará usted de acuerdo conmigo que en una posición diplomática nunca viene de más también el mantener un mínimo contacto con la sociedad que te rodea y en concreto, con tu propia colonia nacional. Máxime siendo como somos tan pocos y estando como estamos en un lugar tan inhóspito y agreste a nuestro normal entendimiento. Nos sentiríamos, desde luego yo, pelín más arropados. Pelín más acompañados. Pelín más seguros. Pelín más queridos.

Así pues, querido Embajador, me he permitido escribirle este post porque sé que me sigue o cuando menos que en alguna ocasión me ha leído. Y también porque igualmente ha llegado a mi conocimiento su incomodo por la leve crítica antes apuntada. Por favor, no se me moleste que, como le digo, ya tenemos bastante con este ambiente como para que nos pisemos la manguera entre bomberos. Por mi parte, pelillos a la mar y en aras de demostrar mi buena intención no me duelen prendas en ofrecerle mi disculpa a la par que le tiendo amigablemente mi mano. Me encuentro absolutamente convencido que dada la buena opinión que me llega acerca de su persona, tomará mi publicada crítica como opción de mejora de su equipo a la par que me honrará aceptando dicha disculpa y esa mano tendida.

Y aceptando ambas, ¡¡hombre, Embajador!!, invíteme algún día a alguna de sus reuniones con compatriotas en su residencia oficial de Abuja. Que me dicen que usted sí que cuida y le gusta socializar con sus congéneres.

Yo me encargo de llevar los bombones. Ferrero Rocher, por supuesto. Porque yo, sabe usted, soy publicitario y como tal  creo en la publicidad, y recuerdo con nitidez la publicidad de Ferrero Rocher. Esa publicidad nos enseñó que las fiestas (¿o se llaman recepciones?) del embajador son conocidas por su exquisito gusto (el del embajador) gracias a que siempre hay bombones Ferrero Rocher. Luego vino la Preysler, Isabel; pero eso es otra historia….

En la confianza de recibir su amable respuesta, por favor le ruego acepte mi más cordial saludo.

Atentamente,

El Viajero Accidental

PD: En caso que tuviera a bien honrarme con una invitación a su Residencia, por favor le ruego que antes de proceder con la misma vuelva a leer mi blog. Porque ahora, el próximo inmediato 19 de mayo, debo retornar a España aunque es probable que tenga que volver a Nigeria a trabajar y en ello, paradójicamente, me afano porque ya sabe usted que España está para los leones….

6 comentarios to “FERRERO ROCHER”

  1. El Mayo Says:

    Querido Wisco. Eres el “Puto Amo”. Este post excelso lo enmarcaré y permanecerá en mi mesa hasta el fin de mis días.

    • Mayo, como eres gallego 8al menos de ascendencia) ¿no?, solamente puedo decirte lo que aquella decía en el chiste: ME ABRUMAS. O sea, ME ABRO MÁS. ¿Qué pretendes, que me entregue a ti? Pues me entrego. ¿ME ABRUMAS Mayo?

  2. El Mayo Says:

    El “Puto Amo” insisto y no te abras más o me harás perder el sentío. Déjam a este gallego de ascendencia y origen el distinguido privilegio de la apertura. Qué momento me has hecho vivir, hermano. Qué momento!!

  3. Señuritu, señuritu, que si me abru más, que yo lo que quieru es que quede usté bien contentu con su servidoooraa,… jajaja

  4. Henos aquí unos cuantos paisanos, pacíficos, beatíficos y ponderados, que deseamos conocer en persona al ilustre titular de nuestra Embajada, principalmente para poder aclararle en qué exactamente consisten sus obligaciones profesionales y cívicas, respetando así mismo sus derechos y/o privilegios inherentes a su cargo…
    Yo, personal e individualmente me ofrezco para este “recordatorio”.

    Te has superado, querido. A pesar de la métrica ausente en el texto, vale la pena imprimirlo en formato póster, y recordar la iniqui-dad del ser humano (le das a uno una gorra y se cree general!).

    Esperaba de tu creatividad que plasmaras en verso tu escrito, para hacerlo más redondo y perfecto, pero está genial amén de fino e irónico.

    Lo dicho, man: eres el PUTO AMO!

    Y aúpa mi Atleti!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: